“Pasamos por una hora…”

Cualquier mujer puede contar una relación así, después de la cual quería esconderme y llorar en la almohada durante horas. ¿De qué estamos hablando? El hombre era ardiente y apasionado y ustedes comenzaron a salir. Llama con poca frecuencia, pero lo esperas con ansias y te conectas. Pero pasan unas semanas, tal vez meses, y …